0 0
Rosquillas de anís sin gluten

Compartir en tu red social:

Or you can just copy and share this url

Ingredientes

Ajustar porciones:
300 gr Preparado mix C para dulces
2 Huevos
90 gr Azúcar
100 ml Aceite de girasol
Piel de medio limón
50 ml leche Leche
30 ml anís Anís
1 sobre de Levadura química

Información nutricional

150 Kcal
POR ROSQUILLA

Marcar esta receta

You need to login or register to bookmark/favorite this content.

Rosquillas de anís sin gluten

con un toque de limón

Características:
  • Huevos
  • Lacteos
  • Sin gluten
  • Vegetariano

El sabor auténtico de las rosquillas que antaño preparaban nuestras abuelas

  • 30 min
  • Pociones 5
  • Fácil

Ingredientes

Instrucciones

Compartir

Rosquillas de anís sin gluten.

¿Quién no añora las rosquillas de anís de nuestras madres o abuelas? Por ello hoy os traigo esta tradicional receta adaptada para que celíacos e intolerantes al gluten puedan disfrutar de ella, Rosquillas de anís sin gluten.

Particularmente es una receta que me trae muchos recuerdos de la infancia. Mi madre las hacía prácticamente todas las semanas. Recuerdo que hacía un gran perol de rosquillas y apenas duraban unos días, éramos cinco devoradores.

Mis hermanas y yo nos metíamos en la cocina mientras ella las preparaba y siempre le robábamos un cachito de masa. Aún recuerdo ese fantástico sabor a masa cruda, pero muy rica con ese toque de limón y anís.

Os puedo garantizar que estas rosquillas sin gluten saben idénticas a las que preparaba mi madre. Para nada se nota la diferencia de la ausencia de gluten. Podrían hacerse pasar perfectamente por rosquillas glutenianas.

Quedan tiernas y esponjosas, perfectas para el desayuno o la merienda, y por qué no, como tentempié a cualquier hora del día porque están buenísimas.

Con las cantidades que os indico me han salido 15 rosquillas.

Si pincháis en el siguiente enlace podréis acceder a otros dulces sin gluten, todos ellos muy fáciles de hacer y deliciosos.

Y en mi canal de YouTube encontraréis también recetas de panes sin gluten. Poco a poco iré añadiendo más recetas diferentes.

Espero que disfrutéis de la receta.

(Visited 824 times, 4 visits today)

Pasos

1
Hecho
5 minutos

Freír la cáscara de limón en en aceite

Lo que primero vamos a hacer es freír la cáscara de medio limón en el aceite. Con 5 minutos serán suficientes.

Así el aceite que añadiremos a nuestra masa tendrá un aroma a limón muy característico.

Apartamos el aceite del fuego, retiramos la cáscara de limón y dejamos enfriar.

2
Hecho
10 minutos

Mezclar los ingredientes

En un amplio bol cascamos los huevos y añadimos el azúcar.

Batimos con las varillas de la batidora a gran velocidad para conseguir una mezcla suave y homogéna.

A continuación añadimos el aceite previo que habíamos reservado, una vez frío.
Seguimos batiendo.

Ahora es momento de añadir la leche y el anís mientras seguimos batiendo nuestra masa para rosquillas.

A continuación vamos a añadiendo poco a poco la harina junto con la levadura química.

Batimos con las varillas hasta que éstas puedan, ya que nuestra masa se habrá vuelto muy espesa, muy parecida a la del pan.
Podemos continuar amasando con las manos un par de minutos más.

3
Hecho
30 minutos

Reposar la masa

Ahora vamos a dejar reposar nuestra masa en un lugar fresco y seco para que la levadura haga su efecto.

Tapamos con un paño y la dejamos durante unos 30 minutos.

4
Hecho
5 minutos

Dar forma y freír

Una vez reposada la masa veremos cómo ésta se ha vuelto más firme, compacta y fácil de manejar.

Hacemos pequeñas bolitas con las manos, las aplastamos un poco y hacemos con el dedo un agujero en el centro.

No las hagáis muy gordas porque luego en el aceite van a crecer, y bastante. Si las hacemos demasiado gordas corremos el riesgo de que se quemen por fuera pero por dentro se quede parte de la masa sin hacer.
Os recomiendo 1 cm de grosor.

Una vez caliente el aceite, sin estar demasiado fuerte, a unos 170 grados, vamos añadiendo las rosquillas. Las mantenemos un par de minutos por cada lado hasta que se doren.

Las pasamos a un plato con papel absorvente para eliminar el aceite sobrante.

A continuación, aún calientes, las pasamos por azúcar.

Si tenemos mucha hambre ya podemos hincarles el diente, si no, esperamos a que se enfríen para disfrutar de este maravilloso dulce.

Buen provecho :)

espaguetis sin gluten con pollo y verduras
anterior
Espaguetis sin gluten con pollo y verduras
Espaguetis con salsa de queso y pollo sin gluten
siguiente
Espaguetis con salsa de queso y pollo sin gluten
espaguetis sin gluten con pollo y verduras
anterior
Espaguetis sin gluten con pollo y verduras
Espaguetis con salsa de queso y pollo sin gluten
siguiente
Espaguetis con salsa de queso y pollo sin gluten

Añadir tu comentario