0 0
Mermelada de moras

Compartir en tu red social:

Or you can just copy and share this url

Ingredientes

1 kg Moras
500 gr Azúcar
Zumo de medio limón

Marcar esta receta

You need to login or register to bookmark/favorite this content.

Mermelada de moras

casera

Características:
  • Sin gluten
  • Vegetariano

Sabrosa mermelada de moras casera para disfrutar aún más de tus desayunos, meriendas y postres

  • Fácil

Ingredientes

Instrucciones

Compartir

Mermelada de moras.

Estamos en plena temporada de moras, por ello hoy os voy a mostrar cómo preparar una rica Mermelada de moras casera.

Como en otras frutas del bosque, las antocianinas y carotenoides son abundantes en su composición. Contienen también hierro y vitamina C, que favorece precisamente su absorción, y taninos, aunque desciende la cantidad de estos últimos al madurar el fruto.

Un color negro brillante e intenso da la pista de qué moras se encuentran en su punto. Lo mejor es que se encuentren secas, aunque no deshidratadas y firmes; si estuvieran algo blandas, mejor comerlas sobre la marcha que recolectarlas, porque se estropearían antes.

Las moras puedes comprarlas de súper, hoy en día las encontramos casi todo el año en los mercados, pero lo que más me gusta a mí es recolectarlas en familia.

Podéis recolectar gran cantidad de moras y preparar así mermelada para todo el invierno, os aseguro que merece la pena.

En nuestro caso las recolectamos de las moreras, unos árboles preciosos que tenemos por el barrio, no de las zarzas que crecen en los campos o bosques.

Ahora hablemos de la diferencias que existen entre las moras y las zarzamoras.

La popular mora silvestre, es en realidad la zarzamora, también denominada frambuesa negra, y ambas igualmente deliciosas. Las dos son unas frutas dulces, negras o de color púrpura.

  • Las moras son más gordas las bolitas y la zarzamora tiene menos bayas.
  • Las moras son grandes, de forma oval y de color rojo o púrpura. Las zarzamoras son más pequeñas, redondas y su color va desde el púrpura oscuro a negro.
  • Las zarzamoras están recubierta de una capa blanca, la mora no.
  • El arbusto de la zarzamora está plagado de espinas, la morera no.
  • Las moras crecen de pequeñas flores sin pétalos mientras las zarzamoras crecen de una sola flor con pétalos.
  • Las moras manchan fácilmente las manos debido a sus pieles finas. Las zarzamoras tienen piel más gruesa y no mancharan al contacto.

Como podéis comprobar existen varias diferencias, pero en realidad las dos tienen un sabor muy rico e inigualable, con el que se puede hace multitud de dulces.

Si pincháis en el siguiente enlace podréis acceder a otros dulces sin gluten, todos ellos muy fáciles de hacer y deliciosos.

Y en mi canal de YouTube encontraréis también recetas de panes sin gluten. Poco a poco iré añadiendo más recetas diferentes.

 

(Visited 135 times, 1 visits today)

Pasos

1
Hecho

Limpiar y preparar las moras

Tras la recolección de las moras vamos a proceder a limpiarlas muy bien.

Las lavamos con abundante agua y quitamos una a una todos los rabitos de las mismas. Tienen que quedar lo más limpias posible para obtener una buena mermelada.

Las ponemos en una cazuela con el azúcar y el zumo de limón, las removemos muy bien y dejamos reposar unas horas.

Yo las dejo en la nevera tapadas con film transparente durante toda la noche. Con esto vamos a conseguir que las moras suelten toda su agua y sea más fácil llegar al punto de la mermelada.

2
Hecho
30-45 minutos

Cocer las moras

Ponemos al moras al fuego y en cuanto la mezcla empiece a hervir dejamos a fuego fuerte unos 8 minutos y luego bajamos la temperatura para que esté suave y dejamos que se cocinen entre 30-40 minutos más.

Durante este tiempo vamos removiendo de vez en cuando para que no se nos quemen.

Si hacéis más cantidad de moras se necesitará más tiempo para que la mermelada se haga.

Mientras se cocina vamos quitando la espuma que se forma por encima con una espumadera.

Una vez pasado este tiempo y veamos que la mezcla ya ha espesado apartamos del fuego y trituramos batidora de mano.

Hay quien cuela la mezcla para no tener pepitas, pero de verdad os digo que estas pepitas no son molestas para nada. Al final si cuelas la mezcla te vas a quedar con prácticamente nada de cantidad de mermelada.

Si ves que la mezcla obtenida te ha quedado muy espesa solo tienes que añadirle un poco de agua fría y seguir batiendo hasta lograr la consistencia deseada.

Si por el contrario te ha quedado muy líquida solo tienes que volver a cocinarla durante unos minutos más, aunque debes tener en cuenta que cuando se enfría se espesa más.

3
Hecho

Envasar la mermelada

Con las cantidades indicadas a mí me salieron 3 botes de 425 ml.

Una vez esterilizados los botes depositamos la mermelada en ellos, y si hacemos mucha cantidad os aconsejo hacer un vacío para que os dure meses en la despensa.

Una vez abierta habrá que conservarla en la nevera un par de semanas a lo mucho.

Espero que esta receta os haya gustado y disfrutéis de ella tanto como nosotros.

San Jacobos de calabacín sin gluten
anterior
San Jacobos de calabacín
Sandwich Croque-Madame sin gluten
siguiente
Sandwich Croque-Madame sin gluten
San Jacobos de calabacín sin gluten
anterior
San Jacobos de calabacín
Sandwich Croque-Madame sin gluten
siguiente
Sandwich Croque-Madame sin gluten

Añadir tu comentario